top of page
Buscar
  • Foto del escritorCristina Díaz San Emeterio

La atención plena sensible al trauma

Suele pensarse que “mindfulness” es budismo, meditación, pensamiento positivo, relajación, religión, distracción o una forma de controlar tus sentimientos, pero (al menos, desde una perspectiva de ACT) no es ninguna de esas cosas. Entonces, ¿qué es realmente?


La atención plena según Rush Harris (2018) combina elementos clave de muchos otros autores:

"Mindfulness" se refiere a un conjunto de habilidades psicológicas para una vida eficaz, todas las cuales implican prestar atención, con flexibilidad, apertura, curiosidad y amabilidad. Esta breve definición destaca tres puntos importantes:

  1. “Mindfulness” se refiere a un conjunto de habilidades diversas.

  2. El objetivo es cultivar una atención flexible: la capacidad de ampliar, estrechar, sostener o conscientemente cambiar nuestra atención a diferentes aspectos de nuestra experiencia aquí y ahora.

  3. La atención consciente no es fría ni clínica; Tiene las cualidades de apertura, curiosidad y amabilidad.


Algunos clientes informan malas experiencias previas con la atención plena: no les gustó, no pudieron hacerlo o no funcionó. Al preguntar, generalmente descubrimos que están hablando de meditación formal de atención plena, a diferencia de las prácticas de atención plena flexibles y sensibles al trauma que utilizamos en consulta,


Y si preguntamos, “¿Qué esperabas obtener de esto?” Generalmente descubrimos que estaban tratando de deshacerse de pensamientos no deseados. y sentimientos. Con la atención plena no intentamos controlar cómo nosotros sentimos; nos abrimos y damos cabida a los sentimientos difíciles y les permitimos ser como son.





En personas que han experimentado un trauma, la meditación consciente formal puede desencadenar reacciones adversas como la ansiedad, el miedo, el pánico y la reexperimentación de recuerdos traumáticos (Lindahl et al., 2017).


Esto no es sorprendente si consideramos los elementos comunes de las secuelas relacionadas con el trauma: desvinculación social, mental, inmovilidad física y absorción problemática en el mundo interior (rumia, preocupación, flash- backs, etc.).


Si los clientes con tales problemas intentan una práctica formal de meditación de atención plena que implica sentarse quieto (inmovilidad física), permanecer en silencio con los ojos cerrados (desvinculación social) y centrarse en su interior (absorción en su mundo interior), corren el riesgo de fusionarse, disociarse o volver a experimentar trauma.


La atención plena sensible al trauma implica adaptar las intervenciones de atención plena para evitar tales riesgos. Entonces, en al menos durante las primeras sesiones, es más seguro introducir prácticas que aumenten el movimiento físico en lugar de fomentar la inmovilidad; mantener o aumentar el compromiso social en lugar de reducirlo; y permitir a los clientes reconocer sus pensamientos y sentimientos sin perderse en ellos.


Respiración y cuerpo


Muchas prácticas de atención plena, especialmente las meditaciones formales de atención plena, incluyen un enfoque central en respiración. Esto es útil para la mayoría de las personas, pero un pequeño número de clientes, cuando se concentran en la respiración, sentirse ansioso, mareado o aturdido.


Por esta razón, vamos testeando con el cliente en su individualidad y probamos a trabajar con ejercicios breves centrados en la respiración, y si responde bien experimentamos con ejercicios más largos. También se utilizan otros ejercicios como trabajar la concentración en aquellos sonidos en la habitación, lo que se puede ver, las sensaciones, ejercicios de estiramiento, etc.


Por otra parte, muchas prácticas de mindfulness se centran en el cuerpo; esto a menudo se llama "conciencia somática", "atención plena” o “trabajo corporal”. A menudo los clientes se esfuerzan por evitar determinadas partes del cuerpo, especialmente el pecho y abdomen (porque es aquí donde las sensaciones de ansiedad suelen ser más intensas), áreas asociadas con antecedentes relacionados con el trauma (por ejemplo, partes involucradas en abuso sexual o partes que han sido desfiguradas debido a una lesión), y áreas que son el foco de una intensa aversión (como puede ocurrir en la disforia de género o la dismorfia corporal). En tales casos, inicialmente ayudamos a los clientes a conectarse conscientemente con las "zonas seguras" del cuerpo y con el tiempo, a través de un proceso de exposición gradual, les ayudamos a sintonizarse con aquellas zonas evitadas.


¿Cuál es el objetivo?


Cuanto más inusual o incómodo sea el ejercicio, más claros debemos de cuál es el propósito de este ejercicio y cómo les ayudará con sus objetivos terapéuticos.


Dependiendo del motivo de consulta algunos ejemplos de los objetivos que podríamos establecer serían:

  • Estar presente con sus hijos o concentrarse en su trabajo.

  • Abrirse y dejar espacio para los sentimientos difíciles y dejar que fluyan a través de usted sin llevarte.

  • Desengancharse de los pensamientos difíciles para que no te lleven a una situación contraproducente comportamiento.

  • Desengancharte de los recuerdos que te siguen arrastrando hacia el pasado.

  • Tomar el control de su cuerpo cuando se bloquea o se enfada.

  • Interrumpir la preocupación y la reflexión.


Sin tal claridad, muchos clientes asumen erróneamente que las prácticas de atención plena tienen como objetivo obtener deshacerse de pensamientos y sentimientos no deseados, para hacerlos sentir felices o relajados. Pero en las prácticas de atención plena de ACT centradas en el trauma, no intentamos controlar nuestros pensamientos y sentimientos; les permitimos ser como son en este momento. ya sea placentero o doloroso.


Tampoco pretendemos “aclarar nuestra mente”; con apertura y curiosidad, reconocemos los pensamientos que están presentes y les permitimos aflorar, quedarse y irse libremente.


Entonces, cuando los clientes intentan utilizar estas nuevas habilidades para deshacerse de pensamientos y sentimientos no deseados, no están practicando la atención plena; están practicando la evitación experiencial.


Enfoque en pequeños pasos


Los clientes suelen enfrentarse a múltiples problemas. Si intentan demasiados cambios a la vez, pueden sentirse abrumados fácilmente, lo que resulta en mayor ansiedad, desesperanza o abandono. Sin embargo, si no hacen ningún cambio, permanecerán estancados. Por eso necesitamos ayudar a los clientes a encontrar un equilibrio.


Básicamente, individualizamos lo que hacemos para cada cliente, seguimos cuidadosamente sus respuestas y ajustamos lo que hacemos en consecuencia. Podemos utilizar el lenguaje de “pequeños pasos” y “efectos dominó” para enfatizar que los pequeños pasos a lo largo del tiempo tienen efectos significativos, y un cambio positivo en un aspecto de la vida que a menudo tiene efectos secundarios en otros.


Esta misma sensibilidad se aplica a todos los ejercicios que hacemos y habilidades que enseñamos. Si sospechamos que una intervención o una tarea puede ser demasiado exigente, demasiado abrumadora, demasiado desafiante para un cliente, la reducimos, la hacemos más pequeña, más simple, más fácil o incluso la ajustamos por completo. El desafío para todos nosotros es ser flexibles; si lo que estamos haciendo no funciona, tenemos que modificarlo.



7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page