Experto infantil 3.jpg

TERAPIA INFANTO-JUVENIL

 

La infancia y la adolescencia son dos grandes fases del crecimiento en las que se desarrolla el aprendizaje y se adquieren las creencias, los valores y las normas, así como los conocimientos y las habilidades que conforman gran parte de nuestra personalidad.

 

El paso de la infancia a la adolescencia supone una gran cantidad de cambios esenciales para el paso a la vida adulta. La psicoterapia ayuda a potenciar el desarrollo cognitivo, emocional, social y relacional en niños y adolescentes.

¿Qué es la Terapia Infanto-Juvenil? 

La Terapia Infanto-Juvenil es la disciplina de la Psicología Clínica que aborda el desarrollo de los aspectos cognitivos, perceptivos,  físicos, motores, afectivos y sociales en niños y adolescentes. La psicoterapia comprende las necesidades psicológicas básicas de los niños y adolescentes, y cómo la familia y otros contextos sociales influyen en la adaptación socioemocional, los procesos del desarrollo, el comportamiento y la adaptación conductual.

 
Motivos consulta infanto (1).png

¿Cómo es la intervención? 

La Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) es un recurso eficaz para la asistencia de adolescentes, una terapia que se ha mostrado eficiente en el tratamiento de los trastornos de ansiedad, del estado del ánimo, el dolor crónico y la prevención de conductas de riesgo. Como factor común, se trabaja la evitación experiencial que desarrolla habilidades como la aceptación y la atención plena, promoviendo además un estilo de vida saludable basado en la flexibilidad psicológica y la efectividad personal del adolescente.

Generalmente son los padres los que detectan problemas en el desarrollo de sus hijos y agentes indispensable en el proceso de cambio. Por ello, especialmente en el caso de los más pequeños, la psicoterapia en la infancia la realizo a través de una intervención familiar que busca brindar a las familias en su conjunto, las herramientas necesarias para afrontar las dificultades que se presente 

 

Diversidad e idiosincrasia describen la esencia del adolescente. Es por ello que se propone el uso de ACT, un tratamiento psicológico que pone especial énfasis en el desarrollo del vínculo terapéutico, con características flexibles y colaborativas, que explora la creatividad de los adolescentes. De esta forma, se desarrolla una intervención atractiva que favorece la adherencia de los consultantes jóvenes, un ambiente de confianza que propicia a que sean ellos quienes recurran a buscar ayuda y encuentren sentido a la terapia.

 
Experto infantil 2.jpg