Buscar
  • Cristina Díaz San Emeterio

Cómo empezar a buscar nuestra paz interior

Cada persona reacciona de una forma diferente y esto nos provoca una sensación de pérdida de control, que en ocasiones nos hace sentir incapaces de tomar decisiones sobre las cosas que hasta ayer hacíamos sin preocuparnos por ello. Para equilibrar estas emociones negativas, hablaremos de las técnicas de atención plena o Mindfulness.


La meditación no tiene que ver con creencias religiosas. Científicamente, los estudios prueban que con la práctica de Mindfulness se producen cambios estructurales, beneficiosos en el cerebro. Así, un estudio realizado en la Universidad de Harvard, observó la disminución de la amígdala, que se relaciona con la ansiedad y la depresión; y un aumento en el tamaño del hipocampo, que se relaciona con un incremento en la atención y la memoria.


Los primeros beneficios de la meditación que notamos son mayor tranquilidad, menor ansiedad y mayor capacidad para hacer frente a las situaciones de alta carga emocional, y una menor predisposición a reaccionar de forma automática. Pero lo mejor sin duda es practicar sin buscar una recompensa automática y no preocuparnos de si sale bien o mal, porque lo importante es practicar, un poco cada día.


No existe una manera errónea de practicar la meditación. Es muy habitual que durante la práctica nos distraigamos, no una, sino muchas veces pero cuando nos hacemos consciente de que nos hemos desconcentrado y volvemos de forma consciente a poner el foco en la meditación, esta será mas efectiva. Te invito ahora a ver el siguiente vídeo:


Muchas veces hacemos las cosas sin poner nuestros sentidos en ello porque estamos preocupados recordando el pasado (lo que hice, lo que no hice o lo que pude haber hecho) o imaginando el futuro (qué haré, cómo lo voy a hacer y qué es lo qua haré dentro de un rato). Pero realmente, el pasado ya no está y el futuro aún no ha llegado. Solo existe el presente. Aún sabiéndolo, nos cuesta mucho estar presentes en el momento y ser conscientes de ello, y sobre todo, no nos damos cuenta que, no estar en el ahora nos genera ansiedad.

Cuando conseguimos centrarnos y sentir que estamos realmente prestando atención a las cosas que estamos haciendo, disminuye la ansiedad y, el cuerpo y la mente se serenan. Y para ello sirve el Minfulness.


Con la práctica del Mindfulness conseguimos cambiar la estructura de nuestro cerebro de modo que ponemos más atención en lo que estamos haciendo y nos relacionamos tanto con nuestro entorno como con nosotros mismos de una manera mas saludable.


Dicho esto, te propongo hacer una meditación breve. Sin prisas, lo importante es seguir practicando y coger el hábito de practicar la atención plena. Date permiso para experimentar como lo hacen los niños, que cogen un juguete nuevo y aprenden cómo funciona.

Instrucciones:

  1. Echa el ancla al momento presente

  2. Toma conciencia de la respiración

  3. Pon el foco en el movimiento del aire, cómo entra y cómo sale

Normas:

  • Re-dirije tantas veces como sea necesario tu foco de atención de nuevo a la respiración

  • Juega a estar presente en el aquí y el ahora

¡Adelante!


2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo