Buscar
  • Cristina Díaz San Emeterio

Una oportunidad para conocerme mejor

Actualizado: oct 5

Cuando sentimos que algo no nos gusta, podemos estar con la sensación de que no estamos bien, pero que no nos merecemos las cosas que nos ocurren. Podemos quedarnos atrapados en nuestra irritación, frustración, ira... Podemos quedarnos con el miedo a no ser aceptados y sentirnos insatisfechos con nuestra vida o las cosas que nos suceden. Podemos llegar a creer que no tenemos el control de nuestra vida o juzgar sobre lo que otros deberían hacer.


Cuando las cosas no salen como nos gustaría, podemos elegir permanecer en lucha con uno mismo o coger las riendas. Podemos observar a nuestro miedo y decidir por nosotros mismos cómo queremos actuar. Podemos estar con una persona o en una situación embarazosa, sin intentar cambiar la situación o como nos sentimos. La práctica es simple: se basa en abrir nuestra conciencia y percibir la situación sin resistencia. Ahora veremos cómo.




Ya sea que tu patrón de conducta se centre en proyectar con frecuencia una imagen irreal de ti mismo o que te inclines por gastar toda tu energía en concentrarte en los demás, en cualquiera de los casos, con facilidad fácil caemos en un patrón de sentirnos mal con nosotros mismos. Es importante comenzar con nuevos hábitos con los que aprendemos a cultivar una mente y un cuerpo saludable, y para ello, debemos comenzar a combatir esos sentimientos practicando hábitos que fomenten el amor propio.


El amor propio puede significar muchas cosas diferentes, pero se resumen en sentirse bien con uno mismo, incluso en momentos en los que estamos decepcionados. El amor propio se trata de desarrollar la autoestima y la imagen de uno mismo, por medio de un yo ideal que sin esperar alcanzarlo, nos sirva como guía para movernos en una dirección y una perspectiva esperanzadora.


Sería como llevar nuestra propia brújula interna, sin necesidad de esperar la validación de otras personas.

Sentirse constantemente inadecuado no solo puede causar estragos en nuestra salud mental, sino que también puede afectar a nuestras relaciones, la carrera profesional y a nuestro cuerpo físico.


De nuestra mano está mejorar la relación con uno mismo y para ello, podemos fomentar el amor propio incluyendo 10 hábitos en nuestra rutina diaria:

  1. Priorizar el cuidado personal. Dedicar un tiempo todos los días para hacer algo para uno mismo, una actividad en la que estemos solos con nosotros mismos, sin distracciones, nos ayuda a conectar.

  2. Practicar la atención plena. Estar presente en el momento, dejar que los pensamientos y las emociones entren y salgan sin reaccionar a ellos y tener una actitud sin prejuicios, ayuda a asegurar la autoestima.

  3. Respetar el cuerpo. Escuchar las señales del cuerpo nos ayuda a prevenir actividades no beneficiosas como por ejemplo, cuidar la dieta, que nos ayuda a abstenernos de comer alimentos poco saludables.

  4. Permitirse el perdón. Es importante recordarnos a nosotros mismos que nadie es perfecto, por eso ser flexibles y aceptar el error ayuda al cuidado de la autoestima.

  5. Desarrollar planes a largo plazo. Aprender a quererse a uno mismo es un proceso para que primero debemos clarificar pequeñas metas que no acompañen en el camino del desarrollo y el crecimiento personal.

  6. Detener la comparación con otras personas. Los conflictos internos que surgen de la comparación con otros generan sentimientos de inferioridad, soledad e incluso depresión.

  7. Concentrarse en el diálogo interno. Hay otra conversación que podemos generar y alimentar, podría ayudarte hacerte la siguiente pregunta "¿Qué le dirías a tu yo más joven si él/ella estuviera pasando por esta experiencia?" ¿Cambiarías alguna palabra que utilizan con frecuencia? ¿O quizás notarías diferencias en el tono de tu diálogo?

  8. Disfrutar de tiempo a solas. Es importante tomarnos un tiempo para observar. Realizar un ejercicio de introspección favorece que entremos en un estado de relajación, de liberación y que podamos proyectarnos, creando así un espacio de amor propio que nos ayude a reconstruirnos para volver a tomar el camino con motivación.

  9. Rodearnos de gente positiva y que te aporte bienestar. El amor, la compasión y el respeto son algunos de los valores que buscamos en las personas que nos rodean, necesitamos sentirnos comprendidos y en un clima de confianza.

  10. Hacer más cosas que disfrutes. Es importante pararnos a pensar en cuales con nuestros intereses, pasatiempos, cosas en las que somos buenos... Participar estas actividades nos ayudan a sentirnos bien y activa un área del cerebro que se llama el núcleo accumbens, que controla cómo nos sentimos acerca de la vida.


Cuanto más nos demos amor a uno mismo, más felices nos sentiremos y más motivados nos encontraremos para lograr aquellos deseos y retos que queremos para nuestra vida.


#psicologia #saludpsicológica #saludmental #terapiascontextuales #act #autoconocimiento #desarrollopersonal #amorpropio #autoestima



7 vistas0 comentarios